Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

NO TOMES UNA DECISIÓN PERMANENTE BASADA EN UNA EMOCIÓN TEMPORAL

EN RESUMEN

• 2016 se levantó con el pie izquierdo, pero es muy temprano para asumir lo peor.
• En estos momentos de controversia, lo importante es tener contexto histórico, técnico y fundamental para evitar vender empujados por el pánico.
• El S&P debería rebotar sobre 1.860, pero si cae, sería una señal bearish importante sobre la cual actuaremos.
• El fortalecimiento del dólar, los próximos pasos de la Reserva Federal, los precios del crudo y la situación de China son los principales factores locales y externos que vigilaremos de cerca.

• Tenemos varias oportunidades en nuestro radar para invertir en corto, pero las enviaremos sólo si la data fundamental o técnica lo justifica.

TIEMPOS VULNERABLES EN LA BOLSA REQUIEREN GUARDAR LA CALMA

En medio de la controversia que rodea a los mercados mundiales, es necesario mantenernos enfocados en desarrollar un plan estructurado. En específico, debemos conjugar el análisis histórico, técnico y fundamental para tomar una decisión basada en lógica en lugar de pánico.

CONTEXTO HISTÓRICO: ALTAS PROBABILIDADES DE CERRAR 2016 EN VERDE

El S&P perdió 8% con apenas 10 días desde que empezó el año; comportamiento poco usual en la inauguración de un año. De hecho previo a 2016, el índice cayó al menos 5% en las primeras dos semanas del año en cinco de 87 ocasiones. Y de esas cinco ocasiones, el S&P no solo logró recuperarse de las pérdidas generadas al principio del año, sino que también cerró el año en verde en 80% de los casos (ver tabla).

PEOR INAUGURACIÓN HISTÓRICA DE UN AÑO

CONTEXTO TÉCNICO: MUY TEMPRANO PARA ASUMIR LO PEOR

Encima de que las probabilidades históricas soplan a favor de cerrar el año en positivo, es importante tomar en cuenta que la volatilidad desmesurada en la bolsa, que ha caracterizado el comienzo de 2016, se parece a aquel viejo adversario a quien ya le conocemos las movidas porque se ha vuelto hasta cierto punto cíclico o habitual. 

El catalizador principal que precipitó al S&P 500 a 1.867 el pasado agosto, también lo empujó nuevamente hasta 1.880: la inesperada devaluación del yuan que desató la inestabilidad en China. Esta pequeña diferencia menor a 1% confirma que la historia no se repite, pero definitivamente sí rima. Lo cierto es que el nivel de 1.860s ha servido como soporte a corto y a largo plazo, y el índice debería rebotar (ver gráfica). Sin embargo, si el S&P cae por debajo de 1.860, enviaremos instrucciones sobre cómo proteger la cartera.

PRIMEROS 10 DÍAS DE 2016 GENERAN EL PEOR INICIO HISTÓRICO DE UN AÑO

UNA LECCIÓN FUNDAMENTAL A TOMAR EN CUENTA EN ESTOS MOMENTOS DE INCERTIDUMBRE

Manténganse informados y corroboren la información consumida en varios medios de comunicación antes de tomar decisiones drásticas. Pues la tendencia del mercado es raramente tan alcista o tan bajista como dibujan la televisión o periódicos. Precisamente el miércoles de la semana pasada, MarketWatch publicó un artículo que insistía en que el S&P 500 podría perder 75% de su valor en 2016.

No nos malinterpreten. La bolsa puede seguir cayendo, ¿pero 75%? De 1.880 a 470. Ni siquiera en la crisis financiera de 2008, cuando los bancos más importantes de EEUU estuvieron muy cerca de cerrar sus puertas, el S&P llegó a ese nivel… 

La triste realidad es que los heridos por la democracia noticiosa son los inversores promedios que no cuentan con las herramientas necesarias para tomar decisiones basadas en fundamentos. Por lo tanto, generalmente optan por vender guiados por sus emociones, evento del cual terminan arrepintiéndose.

CONTEXTO FUNDAMENTAL: LA FORTALEZA DEL DÓLAR ATENTA CONTRA LA ECONOMÍA ESTADOUNIDENSE

Como les habíamos adelantado en la nota del editor titulada “¡Normalización! Dólar encareciéndose… Crudo abaratándose… ¿cómo atacar el 2016?“, la fortaleza del dólar, impulsada por la política monetaria de EEUU, está encareciendo el costo de las materias primas, que se cotizan en dólares, y está debilitando las reservas internacionales chinas, tras desafiar la “trinidad imposible” al querer controlar su moneda como mencionamos aquí.  

A continuación, los catalizadores fundamentales que debemos tener presentes en los próximos 12 meses, para saber si el mercado en efecto está por entrar en un bear market

1. Desaceleración de ganancias empresariales en 2016
Si el patrón de desaceleración en las ganancias por acción (GPA), o earnings per share (EPS) en inglés, (flecha azul) continúa. Como podemos apreciar en la gráfica, el catalizador de la desaceleración de las GPA durante 2015 fue la fortaleza del dólar (flecha roja).

2015, UN AÑO DONDE SE APRECIÓ EL DÓLAR (EJE Y  A LA DERECHA), FUE JUEZ DE LA DILUCIÓN DE GANANCIAS POR ACCIÓN (EJE IZQUIERDO) DE LAS EMPRESAS ESTADOUNIDENSES

2. Incremento de las tasas de interés (al menos tres veces en 2016)
Si la Reserva Federal (FED) aumenta las tasas acorde a las expectativas trazadas por el “dot plot”, el dólar estaría sujeto a apreciarse más aún. Visto que en septiembre la FED no subió las tasas ante la incertidumbre global, es posible que el primer aumento no llegue hasta junio.

3. Progreso de la inflación núcleo y generación de empleos
Si la inflación núcleo supera el objetivo de la FED de 2% y la fuerza laboral sigue agregando 200.000 empleos mensuales. Esto le abriría las puertas a la FED para seguir aumentando las tasas.

Lo cierto es que mientras el sector laboral se mantiene sólido, la inflación está en jaque por el encarecimiento del dólar.  Por un lado, los costos de importación se han abaratado y, por el otro, los costos de exportación cayeron, posiblemente para mantenerse competitivos con el resto del mundo. De mantenerse este patrón, será inviable para la FED subir las tasas. 

4. Ola de quiebras de empresas petroleras
Si se concreta una cadena de declaraciones de petroleras en bancarrota en los próximos seis meses. Esta predicción es viable ante un crudo que cayó por debajo de la barrera psicológica de $30, 38% por debajo del punto de equilibrio, además del anuncio de la pronta entrada de Irán al mercado de exportación, que promete agregar 1,1M de barriles diarios a la oferta.

Sin embargo, el mercado de futuros de crudo está empezando a señalar que hay cada vez menos candidatos interesados en apostar en contra del crudo por debajo de $30. Y los bancos de inversión predicen que el precio del crudo se recuperará en la segunda mitad del año -las proyecciones oscilan entre $40 y $50 por barril.

5. Reducción de las reservas internacionales y desaceleración de la economía china
Si China continúa gastando sus reservas internacionales al ritmo evidenciado en 2015, y si el sector de producción continúa en desaceleración. 2015 fue un año donde China gastó $510B de sus reservas para mantener su moneda apreciada artificialmente, de los cuales $120B fueron usados en diciembre. En paralelo, el índice Caixin, que mide las compras de gerentes de fábricas en China, se mantuvo en contracción por nueve meses consecutivos. Si se mantienen ambos patrones, China estaría presionada a devaluar, si no se quieren gastar sus reservas.

CONCLUSIÓN

Sugerimos monitorear activamente los catalizadores mencionados. De todos modos, enviaremos instrucciones específicas sobre cómo actuar de ser necesario.

¿Listo para Aprender y Ganar en la Bolsa?

Nuestra Sala de Trading en Vivo te ofrece trading en tiempo real, análisis experto, y una comunidad de apoyo para impulsar tu éxito.

COMPARTIR

.

.